Global Infrastructure

Icon

Una opinión sobre el desarrollo de Infraestructura en el mundo

Lunares de las licitaciones en Colombia

Lunares de las licitaciones en Colombia – LAREPUBLICA.COM.CO

ogotá. Los ingenieros del país realizaron un análisis para identificar los principales factores que afectan el adecuado desarrollo de las obras de infraestructura en el país.

La Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) y la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) explicaron que los ítems que más inciden en los retrasos son: la falta de Planeación de la infraestructura, la insuficiencia de estudios y diseños de los proyectos, y la deficiencia en la elaboración de los presupuestos para las obras públicas en varias regiones del país.

“El grado de exactitud en la determinación del costo de un proyecto puede variar desde un 75-80 por ciento en la etapa de factibilidad (fase II de ingeniería), hasta un 90-95 por ciento si existe ingeniería de detalle (fase III), dijo el presidente de la CCI, Juan Martín Caicedo.

Por su parte, el decano de la facultad de ingeniería civil de la Escuela de Ingenieros Julio Garavito, Ricardo Salazar, aseguró que uno de los mayores inconvenientes se presentan porque los cronogramas no se estudian suficientemente.

“No se están planeando bien la parte de tiempos que es muy importante y yo pienso que el control también se está haciendo deficiente, porque se deben evitar los retrasos, pero cuando ya suceden hay que mirar como se solucionan en el menor tiempo porque entre más pase más caro es”, indicó Salazar.

Otros elementos que afectan el normal desarrollo de los proyectos son las demoras en el cumplimiento de las obligaciones de la gestión social y ambiental en los proyectos, ausencia de coordinación interinstitucional y distorsión de las labores de interventoría.

“En muchas ocasiones las entidades contratantes han convertido a las interventorías en un simple apoyo administrativo que genera más papeleo y trámites innecesarios en el desarrollo de los proyectos”, añadió Caicedo.

Frente a este aspecto, los analistas aseguran que los contratistas también deben asumir parte de la responsabilidad.

“La labor de la firma Interventora es crucial para enviar las señales y advertencias, por esto, llama la atención que a algunos grupos empresariales pertenezcan también firmas interventoras” dijo el investigador de la Universidad Nacional Stalin Rojas.

Ante esto agregó que para evitar sospechas y disminuir riesgos en la administración de recursos públicos, el Estado debería exigir que los interventores no formen parte del mismo grupo empresarial de los constructores.

Este es el caso de la empresa Miguel Nule Velilla (MNV), que dentro de sus servicios ofrece la construcción de proyectos de infraestructura vial, obras arquitectónicas, redes externas, internas, acometidas y obra civil en sistemas de distribución de gas.

Además la instalación de redes de acueducto y alcantarillado, y la interventoría técnica, administrativa y financiera de obras de proyectos civiles y arquitectónicos.

Los gremios de la infraestructura realizaron un llamado a sus afiliados para que se autorregulen a la hora de presentar sus propuestas y aceptar licitaciones con una estructuración insuficiente.

La Cámara de Comercio de Bogotá recomendó que para que la ciudadanía pueda hacerle un seguimiento a las grandes y pequeñas obras es necesario que las autoridades cuelguen en sus páginas web los cronogramas y avances.

Obras ejecutadas sin inconvenientes
Cuando las autoridades y los contratistas realizan la planeación adecuada de los proyectos de infraestructura, se consiguen resultados según el cronograma que debería ser, e incluso en un menor tiempo. Prueba de ello son los proyectos liderados por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) como el portal cabecera troncal Suba de Transmilenio, la Troncal de las Américas tramo III.

Por su parte, el Instituto Nacional de Vías (Invías) ha logró que los contratistas entregaran a tiempo el puente sobre el río Sinú, la profundización del canal de acceso al puerto de Barranquilla sobre el río Magdalena y el corredor vial de occidente ruta Cerritos-Medellín, entre otros.

El acueducto de Bogotá es uno de los más eficientes en el control de las obras, con proyectos como el túnel alterno de Usaquén y el interceptor Fucha-Tunjuelo, igualmente con la presa embalse San Rafael. Las Empresas Públicas de Medellín tuvieron una buena experiencia con la Central Hidroeléctrica Porce II e informó que el cronograma de obras de Porce III marchan a buen ritmo.

Filed under: Concessions, Economy, Energy, Roads, _Project

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: