Global Infrastructure

Icon

Una opinión sobre el desarrollo de Infraestructura en el mundo

“Apagón en la región se debe a los atrasos en infraestructura”: XM

“Apagón en la región se debe a los atrasos en infraestructura”: XM – LAREPUBLICA.COM.CO

La periodista Paola Ochoa, directora de Hora de los Negocios y miembro de la mesa de trabajo de 6a.m. de Caracol entrevista a Pablo Corredor, gerente de XM.

América Latina está a oscuras. Hay apagones en Venezuela, Ecuador, Brasil, Paraguay, Cuba y República Dominicana. Existen grandes riesgos en México, Argentina y Nicaragua. Son nueve países que están sin luz, toda una ironía en una de las regiones con más recursos energéticos del planeta.

¿Existe el riesgo de que ocurra lo mismo en Colombia? ¿Se repetirá la historia del año 92? ¿volveremos a la Hora Gaviria? Entrevista con Pablo Corredor, gerente de XM, la filial de ISA encargada de manejar estos electrizantes temas.

¿Qué es lo que está pasando en América Latina?
Las causas en todos lados no son las mismas. En el caso de Venezuela y Ecuador, hay un problema con los planes de expansión que quedó al descubierto con este Fenómeno del Niño. En el caso de Brasil y Paraguay, fue un apagón coyuntural que espero no obedezca a un problema estructural. En el caso de Cuba, hay un rezago histórico en generación y transmisión.

Lo que es increíble es que todo eso esté ocurriendo en una de las regiones con mayores recursos energéticos del mundo….
Definitivamente. Latinoamérica es una de las regiones con mayor potencial en recursos energéticos. Desde ningún punto de vista es aceptable tener racionamientos. Mucho menos cuando ocurren como ahora, por atrasos en las infraestructuras y no por la falta de recursos primarios.

¿A qué se debe ese atraso en la infraestructura?
A que muchos países se quedaron con los modelos que se usaban antiguamente, hasta los años noventa.
Eran modelos centralizados y estatales, con mucho más riesgo de no atender bien la demanda. Esas políticas de antaño están teniendo una incidencia directa en lo que está ocurriendo.

¿Por qué?
Porque no incentivan la inversión. Mire Venezuela. Hoy 70 por ciento de la energía es hidráulica. No hay suficientes térmicas que funcionen con gas. Eso es una tragedia para momentos como estos con el Fenómeno del Niño.

¿Y en Colombia?
En este momento, 64 por ciento de la capacidad instalada es hidráulica y el 36 por ciento térmica.
Sin embargo, el sistema está diseñado para que cuando haya sequías como El Niño, pueda operar 50-50.

¿Y eso es suficiente?
Sí, es suficiente. El esquema que tenemos desde 1995 ha sido bastante exitoso. Gracias a él en los últimos 15 años se ha incentivado la generación. Primero, a través de térmicas a gas. Y desde comienzos de este siglo a través de hidroeléctricas. Hay muchos proyectos hidroeléctricos que entraran a partir de 2014.

¿Cómo cuáles?
Como Porce 3, que es el próximo en entrar. Después vienen Quimbo, Hidrosogamoso, Porce 4, Pescadero Ituango.

Hay otros de menor tamaño como Samoyá, que debe estar hacia 2011 y Flores 4, que está previsto para finales de este año o principios del entrante.

Tenemos también Termocol en Santa Marta, que según la subasta debe entrar en 2012, pero puede que lo haga antes.

Cuando entren estos proyectos, ¿a cuánto aumentará la capacidad de generación?
Cuando entren todos estos proyectos hacia el 2018 vamos a tener al rededor de 18.000 megavatios en el país. Hoy tenemos 13.400. Es decir, vamos a aumentar un 60 por ciento la capacidad instalada en los próximos nueve años.

¿Y sí necesitaremos todo eso? Acuérdese que la economía no va a volver a crecer por encima del cinco por ciento en mucho tiempo…
En primer lugar, las reservas que hay en este momento son de alrededor de 10 por ciento nada más. Eso nos permite atender el crecimiento de la demanda en un tres o cuatro por ciento. Pero un sector como el eléctrico siempre debe tener reservas para casos de sequía como el actual Fenómeno del Niño.

¿Y en segundo?
En segundo lugar, tenemos unas oportunidades importantes de exportación a los países vecinos. Está la interconexión con Centroamérica, con la línea Colombia-Panamá, que nos abre un mercado nuevo al que podríamos poner los excedentes. También están las ventas al Ecuador, que prometen seguir creciendo.

¿Quiere decir que la generación de energía en Colombia va a seguir siendo buen negocio?
Sí, yo le aseguro que es un buen negocio. Muy robusto. Con grandes oportunidades en el mercado nacional e internacional.

¿Qué pasa si se nos va la mano en la energía que le vendemos al Ecuador?
No va a pasar. En este momento de escasez de agua y gas, les estamos mandando energía con base en Acpm, que es el combustible más costoso de todos. Nuestra prioridad es maximizar la confiabilidad en Colombia ante cualquier eventualidad del fenómeno del Niño.

¿Y si empeora el fenómeno del Niño y se vuelve más largo?
Hoy el nivel de los embalses está en 70 por ciento. Tenemos reservas suficientes de agua para atender la demanda de aquí a mayo, que es lo máximo que duraría el Fenómeno. Además, contamos con el respaldo de las térmicas en caso de llegar a extenderse el Niño.

¿Y habría suficiente gas para las térmicas?
La demanda pico para el sector gas se presenta cuando hay fenómenos como éstos, que disminuyen la capacidad de generación hidroeléctrica.

Es claro que hay algunas debilidades que tendrán que solucionarse en el mediano y largo plazo para mejorar la coordinación que existe entre los sectores energético, electricidad y gas.

¿A qué debilidades se refiere exactamente?
A que los Niños se presentan cada cinco o siete años, pero duran entre ocho y doce meses. Valdría la pena revisar cómo se garantiza la confiabilidad en estos momentos de pico. Yo creo que es una reflexión muy importante.

Se tiene que hacer desde el punto de vista de la política y la regulación. Es una de las lecciones que nos está dejando este fenómeno del Niño.

¿Qué se debería cambiar?
Es muy importante que se revisen los incentivos y la remuneración para tener una infraestructura suficiente para los picos.

No sólo en cuanto a capacidad de transporte, sino en cuanto a almacenamiento. Por ejemplo, tener inventarios cerca a las grandes ciudades.

Pero para nadie es rentable mantener el gas almacenado…
El gas almacenado puede ser de los productores, de los generadores o de los distribuidores.
Es muy importante tener la oportunidad de negociar ese gas en el mercado secundario, cuando no se esté usando para generar energía. Pero también es muy importante tener siempre inventarios.
Hay que seguir madurando ese mercado porque eso va a beneficiar a toda la cadena y los usuarios.

¿Pero entonces hay o no la posibilidad de que nos pase lo mismo que a Brasil, Paraguay, Venezuela, Ecuador, Cuba y República Dominicana?
Tendría que ser algo de fuerza mayor, como fallas en plantas muy grandes. Pero jamás por el Fenómeno del Niño.

Se dice que en Brasil fueron ataques de Hackers contra el sistema. ¿Acá existe ese riesgo?
Es muy aventurado decir que lo de Brasil si fue por Hackers. Es una hipótesis que tiene muy poca probabilidad de que sea cierta.

¿Pero estamos preparados en Colombia contra un ataque de Hackers?
Nosotros hemos buscado toda la seguridad para que eso no suceda. Hemos aislado todas las redes de control de la red externa.

Panorama
Quiero preguntarle por otro tema que está sobre la mesa en estos días. ¿Qué opina usted de que Empresas Públicas de Medellín se quede con Isagen?
Como administradores del sistema, nosotros consideramos que si las reglas son adecuadas, entonces la propiedad no necesariamente es fundamental.

¿Ni siquiera si hay posición dominante?
Si, todo va a depender de que las reglas garanticen la competencia y la transparencia.

Pero es que EPM tiene 25 por ciento y si compra Isagen quedaría con 33 por ciento…
Si las reglas están bien diseñadas, creo que la solución final puede ser exitosa. Pero creo que es un debate muy importante que debe dar toda la industria de cara al país.

¿Qué tan importante es de verdad para EPM controlar toda la cuenca del Nare del Rio Guapi?
Pues realmente ahí si sería una estrategia propia de Empresas Públicas. No tendría la capacidad de opinar en ese punto.

A propósito de reglas de juego, ¿tiene sentido seguir subsidiando la energía del estrato uno, dos y tres?
Ese tema ha sido objeto de un análisis y una discusión muy importante. Fedesarrollo llegó a la conclusión de que ese subsidio del 20 por ciento le resta productividad a nuestra industria.
Por eso es importante buscar diferentes mecanismos para eliminarlo.

¿Cuál sería un buen mecanismo?
Ojalá lo supiera. Hay que ver cómo se reemplaza ese 20 por ciento para evitar el problema fiscal que pudiera ocasionar.

Filed under: Roads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: